La edad, motivo de discriminación laboral

Las culturas milenarias solían contar con un Consejo de Ancianos que reunía a los hombres de mayor edad. Este grupo destacaba del resto no solo porque congregaba a los integrantes de la tribu o comunidad con una larga trayectoria en sus respectivos oficios, sino que además contaban con una curtida experiencia de vida que les daba la legitimidad necesaria para orientar a los más jóvenes.

Hoy, esta visión de los mayores es de menoscabo. La inmediatez y sobrevaloración de lo nuevo han hecho que las personas mayores de 60 años sean opacadas y vistas como inservibles para la sociedad. En el mundo laboral ocurre algo similar. En las últimas dos décadas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señaló que las denuncias en torno a la discriminación etaria en los anuncios de selección de personal son desde los 40 años.

Las razones dadas para no contratar mayores de 40 años son varias: bajo rendimiento por motivos de salud, inadaptaciones a las nuevas tecnologías y cambios de clima organizacional que haga la empresa, además de mayor coste de contratación respecto a jóvenes profesionales.

En Chile, la Ley Nº 19.739, promulgada el año 2001, prohíbe la discriminación laboral por edad, sexo y estado civil en la postulación a empleos o en la mantención de puestos de trabajo demarcando, no obstante, algunas excepciones. Por ejemplo, si una compañía requiere contratar a un instructor de balsa para rafting, esta cuenta con el respaldo de la ley para exigir el estado físico compatible con la actividad y la edad.

Si bien en nuestro país las autoridades gubernamentales y empresariales se han reunido para encontrar puntos de inflexión en este tema, aún las cifras y denuncias siguen existiendo. Porque tener más de 40 años es ingresar automáticamente a la bolsa de los profesionales con mayores dificultades para conseguir un trabajo.

Si usted es mayor de 40, considere las siguientes recomendaciones:

  • Es más fácil conseguir un puesto laboral cuando aún se está activo y no en paro.
  • Destaque en su currículo el interés por la adaptación a nuevos métodos de trabajo y reciclaje.
  • Sáquele provecho a su red de contactos.

Si usted es empresario, considere lo siguiente:

  • Considere el valor agregado con el que pueden contribuirle los mayores.
  • Cuente con políticas flexibles que sean atractivas para los trabajadores mayores, ofreciéndoles oportunidades dinámicas y sostenibles. Esto permitirá que los trabajadores mayores continúen siendo atractivos para las empresas, porque serán capaces de mantener y fomentar sus habilidades y experiencias.

Para hacer frente al envejecimiento es necesario que no solo seamos conscientes de ello, sino que sepamos valorar y respetar a los con “mayores experiencias” e integrarlos para que la empresa y el país crezcan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s